Show simple item record

dc.contributor.authorIsaac Pályi, Carlos
dc.date.accessioned2019-08-14T14:20:06Z
dc.date.accessioned2020-05-07T01:58:00Z
dc.date.available2019-08-14T14:20:06Z
dc.date.available2020-05-07T01:58:00Z
dc.date.issued2019-04-28
dc.identifier.urihttps://hdl.handle.net/20.500.12536/127
dc.description.abstractEn tiempos en que se discute el proyecto de Ad misión Justa, la ley Machuca o el mejoramiento de la calidad en la educación, en Chile siguen existiendo más de 80.000 estudiantes que no logran el puntaje mínimo de 450 puntos para postular a la educación superior. En la Región de Valparaíso son más de 10 mil los casos, registrándose así un alza de 7.8% en el 2018. Esta cifra es alarmante, pues el 76% de los puntajes nacionales en la PSU provienen de colegios particulares pagados. De acuerdo a este contexto, es que vale la pena preguntarse cuál es el destino de los alumnos de los establecimientos municipales o más preciso aún, qué pasa con aquellos que corresponden a los primeros quintiles.es_ES
dc.language.isoeses_ES
dc.publisherEl Mercurio de Valparaíso
dc.subjectEducación superior
dc.subjectReforma educacional
dc.subjectInequidad
dc.titleLa barrera de los 450: ¿es equitativa?es_ES
dc.typeColumna de opiniónes_ES


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record